En el arte es demasiado difícil -diría yo, imposible- decir que algo es correcto o incorrecto, malo o bueno, verdadero o falso, pues la ventaja de exponer una idea llena de alegorías y subjetivismo es que al momento que alguien intenta negar o contradecir una obra de tu autoría, siempre podrás seguir argumentando en base a las múltiples connotaciones que puede tener tu interpretación original. También, podrás encontrar algo incorrecto en tu intención inicial, pero tu obra siempre se podrá adaptar sin que alguien pueda siquiera reprochar esto. O si alguien llegara a interpretarlo de una manera distinta, a final de cuentas, el sentido "válido" siempre será el tuyo.

De esta forma, nunca nadie podrá rebatir exitosamente tu obra. Casi como una religión.

Recuerdo cuando era niño, tenía no más de 7 años, que uno de mis más grandes miedos era la Luna Llena. No sé por qué, tal vez porque todo lo que sabía acerca de ella tenía que ver con monstruos, demonios, espeluznantes criaturas, o cualquier cosa que pudiera salir de la incertidumbre de la oscuridad.

Una noche en que la luz se había ido, yo estaba en la cocina con mi mamá -las razones sobran- mientras ella encendía algunas velas para alumbrar un poco la negrura del momento. Puedo verme en la ventana, como una fotografía, a mí mismo mirando aquella gigante y redonda luna que permanecía en el cielo; supongo que esa horrible imagen se combinó con la falta de luz que había en mi casa porque me atreví a confesarle a mi madre el miedo que sentía en ese instante. Ella me sentó en sus piernas y, un tanto extrañada, me preguntó la razón de mi miedo, pues según me explicó, algunas personas encontraban a la Luna Llena algo romántico para compartir con su pareja y disfrutar de la amorosa ocasión. Yo ni siquiera podía imaginar cómo era posible que alguien encontrara esa hórrida imagen algo... ¡romántico!; pero de alguna manera creo que le creí, y me tranquilicé.

Hoy, poco más de una década después, al fin entendí a qué se refería mi madre. Y es que, efectivamente, estoy profundamente enamorado de las criaturas que pueden salir de la incertidumbre de la oscuridad.

Comparte esta entrada en twitter

Se ha producido un error en este gadget.