Caminemos hermanos,

que la vida reitera y nada más,
que el cuerpo espera y no pide paz.
Y si no tenemos alas,
es porque no necesitamos aletear.

Hermanos, no de fe, sino de sangre,
engendrados por la misma e inevitable sociedad,
criados por un idéntico temor,
evitemos con capa y acciones
concebir una prole condenada a la indistinción.

Abandonemos hoy los rigurosos reclutamientos
que tanto nos acongojan desde el sol hasta los sueños.
Todos por ser parte de un tropel que ciegamente,
sigue las sendas ya recorridas y ya lamentadas
por aquellos que muy tarde lograron volar.

Tomemos un camino por igual,
que nunca sea el mismo y cada quien
se sepa aventado por el soplo de su complacencia.
Y seguir así hasta alzarnos y evaporarnos
junto a las nubes que rodearán nuestra ufanía.

Gritemos hermanos,
que el cielo te escucha y pide más,
que tienes aliento de vida justo atrás.
Y si no tenemos alas,
es porque no queremos volar.

1 comentarios:

CeCiiBlUe... Just "wonderouz" dijo...

...y si no tenemos alas es porque no queremos volar

orale eso me gusto mucho mucho
tienes mucha razon
muy muy buen texto.

Comparte esta entrada en twitter

Se ha producido un error en este gadget.