Una amansante nana que canta más de uno para recostarnos en sus manos.


Cierra tus ojos ya, encanto de mi autoridad;
no temas a un señor, confía en mi, profano estás.
Tu largo sueño, prometo yo, aquí velaré,
y sin duda ni voluntad yo te arroparé.

Descansa ya, tú, dulce sostén de mi entidad
aquí no tienes que luchar, puedes siempre soñar.
Reposa tu miedo en mi, que yo lo cuidaré,
de frente ya nunca lo verás, yo te arroparé.

(bis)

0 comentarios:

Comparte esta entrada en twitter

Se ha producido un error en este gadget.